Avícola Villalobos y Molino Excelsior: las raíces de CMI